www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Limón, Citrus limon / Rutaceae
Beneficios para la salud
El limón fresco es muy bajo en calorías, a la vez que son una buena fuente de potasio y vitamina C. La carencia de vitamina C causa el escorbuto, un estado potencialmente fatal del que raramente se dan casos hoy en día. James Lind, un médico naval británico, demostró en 1747 que el consumo de cítricos aliviaba rápidamente el escorbuto, una enfermedad causada por la falta de vitamina C en el organismo. Se considera que la vitamina C reduce la formación de nitrosamina en el intestino. La nitrosamina es un componente cancerígeno causado por la reacción del nitrito con las aminas en los alimentos.

Estudios epidemiológicos indican que el cáncer de estómago es menos frecuente en aquellos cuya dieta es rica en vitamina C, y que también mejora las funciones inmunológicas. Además de la vitamina C, el limón aporta el complejo vitamínico B, vitamina E, potasio, magnesio, calcio y fósforo, además de, en menor medida, cobre, zinc, hierro y manganeso. Se considera que el limón también contiene fitoquímicos que pueden disminuir la incidencia del cáncer, como los flavonoides, cumarinas, D-limoeno y terpenos.
Tradición popular
El limón posee numerosas propiedades: refuerza el sistema inmunológico, es revitalizante, activa el metabolismo del calcio para los huesos y dientes, curan las hemorragias, tiene acción rejuvenecedora y ayuda en las dietas de adelgazamiento. Sin embargo por ser un fruto muy enérgico debe evitarse darlo a ancianos y a personas en estado de fuerte nerviosismo.

Desde la antigüedad muchos autores citan las propiedades del limón en sus escritos. Plinio escribía sobre su acción antivenenosa, Virgilio sobre las inmensas propiedades como alimento saludable, y la medicina actual resalta sus características para curar numerosas enfermedades.

A continuación se citan algunas de las numerosas aplicaciones medicinales del limón.

Para toda la gama de intoxicaciones gastrointestinales se recomienda zumo de limón tomado con agua templada, ya que actúa como regulador de las funciones. Para acidez de estómago, contrario a lo que en un principio podría pensarse, el zumo de limón es muy adecuado. Esto se debe al efecto neutralizante que tienen los iones calcio de la pectina que hay entre las paredes celulares de este fruto.

Dado el fuerte poder astringente del limón, la aplicación de una compresa de zumo de limón colocada sobre una inflamación de la piel, tiene importantes efectos reductores.

El limón también se utiliza para la cicatrización de heridas por la cantidad de ácido cítrico que contiene, además ayuda a contener las hemorragias. Hay que aplicar el zumo no directamente sobre las heridas puesto que provocaría un fuerte escozor , sino en compresas.
El zumo de limón tomado con agua caliente procedente de la cocción de manzanas, sirve para frenar los síntomas de la diarrea.

El zumo de limón sirve para toda clase de inflamaciones bucales, de lengua, encías, etc. Para que el efecto sea visible, se ingerirá agua caliente cargada de zumo de limón.

El zumo de limón también destruye el sarro. No es conveniente el uso prolongado de este tratamiento porque si se abusa de él puede afectar al esmalte, produciéndose dentera crónica. Para evitarlo usar poco limón, con agua templada y poca frecuencia.

Para frenar las hemorragias nasales el limón es muy eficaz. Cuando aparecen de forma súbita, se pueden poner compresas de limón puro sobre la nariz, absorber zumo con algo de agua fría por la nariz o jugo puro si la hemorragia es importante. Se ha de repetir la operación o renovar la compresa hasta que la hemorragia está cortada.

El zumo de limón puro sirve para desinfectar los ojos del recién nacido. Para conjuntivitis agudas, lavados con limón caliente o templado en invierno y frió en verano ofrece rápidos resultados.

Las gárgaras continuadas con zumo y agua a partes iguales, tienen una gran eficacia contra inflamaciones y catarros de garganta. La aplicación externa de compresas empapadas en zumo de limón y colocadas externamente en el cuello, también ofrecen un remedio eficaz. El jarabe de cebolla y limón es uno de los remedios tradicionales para combatir los síntomas del resfriado.

Para las indigestiones tras comidas copiosas es recomendable tomar agua caliente muy cargada de zumo de limón, siendo conveniente seguir con el tratamiento hasta lograr la normalidad. Para el caso de diarreas es recomendable tomarse uno o dos limones con agua muy caliente evitando la ingestión de alimentos durante un período de tiempo.

En el caso de hemorragias, cuando son debidas a hemorroides internas, el limón se emplea en lavados con agua templada utilizando dos o tres partes de agua por cada una del zumo cítrico aplicándolo con pera de goma. Es importante tener en cuenta que el limón es muy astringente y que por tanto deben tenerlo en cuenta las personas que padezcan de estreñimiento.

Para las taquicardias producidas por la ingestión de alimentos en mal estado, la toma de limón con agua caliente en invierno y fría en verano posee un efecto eficaz.

Para la inflamación de los ovarios es muy eficaz, la ingestión de medio o un limón dos o tres veces al día media hora antes de las comidas. Los resultados son mejores si se acompaña con caldo caliente de manzanas.

Para los dolores de cabeza un vaso de agua caliente con el zumo de uno o dos limones es suficiente para parar el dolor.

Para los eczemas puede aplicarse el limón en toques, lavados o compresas de limón puro o rebajado con agua. Para mejorar la eficacia puede tomarse el zumo dos o tres veces al día media hora antes de las comidas.
Para disminuir la grasa del pelo corto puede realizarse masajes fuertes con zumo de limón dos o tres veces al día alternando con jugo de cebolla.


Si bien el zumo de limón posee numerosas cualidades, también está contraindicado en algunas ocasiones. En estados de histerismo el zumo de limón irrita y genera insomnio. En caso de padecer de úlcera estomacal se desaconseja el limón puesto que aumenta la acidez del estómago. No se deben aplicar compresas con zumo de limón sobre grandes desgarros de la piel ya que irrita y causa un profundo dolor. Se debe evitar su ingestión en embarazos anémicos. No se debe tomar con el tomate por ser ambos incompatibles electroquímicamente hablando. Durante el período menstrual se debe evitar ingerir limón ya que puede cortar el flujo, al mismo tiempo en menstruaciones dolorosas hay que evitar consumir limones en los días que preceden al período. En personas débiles y ancianas el uso del limón debe realizarse con mucha prudencia puesto que es un fruto muy enérgico. En llagas de garganta el uso del limón puede llegar a ser insoportable y agravar la dolencia. Los ancianos con hipertensión deben evitar la ingestión del limón porque puede aumentar la presión arterial con riesgo de embolia.
nova àgora, s.l. / 2013 [ Aviso legal | Política de cookies]