www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Plátano, Musa sp. / Musaceae
Manejo del ambiente de posrecolección
Plátano
La temperatura óptima para el almacenamiento y transporte es variable en función del cultivar pero oscila entre 13 y 14ºC. Después se sube a 15-20ºC para que maduren y normalmente necesitan la aplicación de etileno y una atmósfera controlada.

Los plátanos empaquetados en cajas de cartón se transportan hasta los mercados en buques frigoríficos. Se recomienda pre-enfriar las bodegas unos dos días antes de la carga llegando hasta 7ºC, aunque actualmente en los modernos navíos plataneros tienen gran capacidad de enfriamiento rápido y esta operación no es tan necesaria.

La temperatura óptima para almacenamiento y transporte es entre 13 y 14ºC, aunque puede variar según el cultivar que sea (por ejemplo: ´Pequeño Enano` 11-12ºC y ’Gran Enano`12,8ºC).

La fase de maduración del plátano en destino es hoy en día un proceso automático que se realiza en locales de maduración bien aislados de tamaño variable según el volumen de fruta. La temperatura óptima para la maduración es de 15-20ºC.

La mayoría de variedades comerciales de plátanos requieren la aplicación de etileno (100-150 ppm, 24-48 horas a 15-20ºC y una humedad relativa del 90-95%) para conseguir una maduración uniforme. La concentración de CO2 debería de mantenerse por debajo del 1%. El uso de sistemas de maduración como es el aire forzado hace que el calentamiento o enfriamiento de los plátanos según sus necesidades y la concentración de etileno a lo largo de la maduración sea más uniforme.

Con la atmósfera controlada, con niveles de 2-5% O2 y 2-5% CO2 durante el transporte se puede retrasar la maduración para proporcionar los plátanos en el estado adecuado. También se reduce la respiración y la producción de etileno.

Para más información y recomendaciones para mantener la calidad de los plátanos tras la cosecha, consultar la página Web ( http://postharvest.ucdavis.edu/Produce/ProduceFacts/Fruit/banana.html )
Problemas de postrecolección
Alteraciones fisiológicas y enfermedades que pueden afectar a los plátanos: Daño por frío, quemaduras de la piel, efecto de magulladura, podredumbre de la corona, antracnosis, podredumbre del pedúnculo, punta de cigarro, Deightoniella torulosa y mal de Panamá.

Los plátanos pueden presentar algunas alteraciones fisiológicas producidas por una exposición a temperatura o humedad relativa inadecuadas o por no llevar el cuidado suficiente durante su manipulación; o puede presentar los síntomas causados por algún hongo, dando lugar a diferentes enfermedades.

1. Daño por frío
Los síntomas incluyen una decoloración de la parte exterior, pedúnculo pálido, los tejidos de la subepidermis forman rayas marrón-oscuras, fallan en la maduración, y, en algunos casos, se broncea la pulpa. Se produce por la exposición de los plátanos a temperaturas por debajo de 13ºC desde varias horas a varios días, dependiendo de la variedad, madurez y temperatura. Los frutos dañados son más sensibles a sufrir daños mecánicos.

2. Quemaduras de la piel
Resultan del rozamiento de unos frutos con otros o contra superficies de los equipos de manipulación. Cuando se han expuesto a condiciones de humedad relativa bajas (<90%), la fruta pierde agua por las zonas rozadas más rápidamente y el color pasa desde marrón a negro.

3. Efecto de magulladura
La caída de los plátanos puede inducir al bronceado de la carne sin que se aprecie el daño en la piel.

4. Podredumbre de la corona
Esta enfermedad es causada por uno o más de los hongos siguientes: Thielaviopsis paradoxa, Lasiodiplodia theobromae, Colletrotrichum musae, Deightoniella torulosa, y Fusarium roseum. Atacan a la superficie de corte de las manos. Se inicia como un ablandamiento y desde el tejido podrido de la mano el hongo crece y penetra en el pedicelo de los dedos, y con el tiempo, afecta al fruto. Una característica significativa de esta enfermedad es la aparición de un micelio gris-blanquecino en la superficie del tejido necrosado.

Las prácticas recomendadas para evitar el aumento de esta enfermedad son por ejemplo, mantener la sanidad vegetal en la plantación, la higiene en los locales de manipulación, el tratamiento de las coronas con fungicidas y utilizar agua clorada en los tanques de selección de la fruta.

5. Antracnosis
Causada por Colletrichum musae, provoca que los plátanos comiencen a madurar especialmente en las heridas y grietas de la piel. Se cubren con un micelio de color naranja-asalmonado. Sin embargo, a la pulpa no le afecta normalmente, a menos que los plátanos estén demasiado maduros o soporten altas temperaturas.

6. Podredumbre del pedúnculo
Causado por Lasiodiplodia theobromae y/o Thielaviopsis paradoxa, que penetran a través de los cortes del pedúnculo o la ‘mano’. La carne afectada se vuelve suave y aguada.

7. Ahongado del plátano o "Punta de cigarro"
Causado por Verticillium theobromae y/o Trachysphaera fructigena. Se produce una necrosis en la punta de los plátanos que se asemeja a la ceniza de un puro.

Se evita mediante desflorillado, que es la operación de cortar los pistilos de las flores a los doce o quince días de nacer la ‘piña’ o inflorescencia.
Un buen control del hongo es aplicando pulverizaciones dirigidas al racimo con benomilo 50%, a 60-80g/hl o tiabendazol 60%, a 150g/hl.

8. Deightoniella torulosa
Causado por el hongo Deightoniella torulosa que provoca el desarrollo de unas manchas de un color verde oscuro de aspecto aceitoso, de unos 4mm de diámetro que poseen en su centro una marca similar a una picadura de insecto pero que no lo es. No hay que confundirlo, por tanto, con el ataque de trips o araña roja, cosa que ocurre frecuentemente.

Los frutos jóvenes, de diez a treinta días, son más susceptibles al hongo que cuando ya son mayores de setenta a cien días.

Parece que favorece el desarrollo de la enfermedad un mal drenaje, un marco de plantación muy estrecho y un inadecuado control de las malas hierbas. Para su control se recomiendan pulverizaciones con compuestos de cobre, zineb, o maneb, a la dosis de 300g/hl de agua, o de benomilo 50% a la dosis de 80g/hl.

9. Mal de Panamá o ‘Veta amarilla’
Enfermedad causada por el hongo Fusarium oxysporum F. sp. cubense, que afecta principalmente a toda la planta, y en especial a las variedades comerciales como es la Gros Michel. La variedad Pequeña Enana, cultivada en Canarias se considera bastante resistente al hongo. Las plantas afectadas producen ‘racimos’ con retraso o no llegan a producirlos. Los plátanos no se llenan con normalidad ya que los tejidos no crecen como deberían, denominándose plátanos ‘habichuelados’. La fruta no presenta podredumbre pero las ‘manos’ producidas son más pequeñas de lo normal, y por tanto de menor peso.

Lo mejor para evitarlo es llevar unas adecuadas prácticas agrícolas durante el cultivo.
Interempresas Media, S.L. / 2018 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]