www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Col de Milán, Brassica oleracea var. sabauda / Cruciferae (Brassicaceae)
Manejo del ambiente de posrecolección
En comparación con el resto de hortalizas, se puede decir que las coles de Milán frescas se mantienen en buenas condiciones durante mucho tiempo. El cajón de las verduras del frigorífico es el lugar más adecuado para mantenerlas en el hogar envueltas en una bolsa de plástico perforada. De este modo se pueden mantener durante 2-3 semanas.

El preenfriamiento es opcional y adquiere más importancia cuando la temperatura en la recolección es alta. El método más idóneo es el preenfriamiento con aire húmedo.

En España no es común el almacenamiento ya que durante todo el año se dispone de mercadería fresca. Las condiciones óptimas de almacenamiento son una temperatura de 0ºC y una humedad relativa alta de 95%. El tiempo de conservación depende del tipo de col-repollo. La temperatura de conservación de las coles rizadas es de -0,5ºC. Aunque estas especies toleran la congelación, ésta debe evitarse.

El empleo de atmósferas modificadas con una concentración entre 1 y 5% y de anhídrido carbónico entre 2 y 6% inciden en el retardo de la senescencia. Las atmósferas modificadas son utilizadas a nivel comercial en zonas de inviernos rigurosos donde se realizan conservaciones prolongadas.
Distribución
La temperatura durante la distribución debe ser de 5 a 10ºC con una humedad media y una buena aireación. Si se eliminan las hojas amarillentas se logra una buena presentación.
Problemas de postrecolección
Las coles-repollo, donde se incluye la col de Milán, constituyen las hortalizas de mayor vida posrecolección, aunque las coles de hoja rizada tienen una conservación menor que las de hoja lisa. Las coles de hoja lisa resultan una hortaliza de hoja de muy buena conservación llegando ésta a sobrepasar los dos meses.

Los cambios que se producen una vez almacenadas son disminución de peso, amarilleamiento de las hojas, abscisión de hojas, endurecimiento, elongación del corazón, crecimiento de las yemas apical y axilares, crecimiento de raíces, enfermedades parasitarias, y alteraciones fisiológicas.

La mayor pérdida de peso de las coles se produce durante la primera semana de almacenamiento y la disminución total es mayor cuanto más largo sea el almacenamiento y menor la humedad relativa del ambiente.

La pérdida de clorofila da lugar al amarilleamiento de las hojas, el cual es un síntoma de senescencia. En caso de ambientes con humedades relativas altas y con presencia de etileno éste se acelera.

La presencia de etileno acelera la pérdida de clorofila e induce la abscisión foliar. Con una concentración de 1ppm en el ambiente se detecta al cabo de dos meses una mayor .
La elongación del corazón se puede producir hacia la mitad del periodo de almacenamiento y se torna evidente hacia el final de la conservación. Este crecimiento coincide con un aumento de la actividad respiratoria y ambos fenómenos son indicadores del final de la vida útil.

Cuando la yema apical comienza a crecer constituye una pérdida de la vida útil de las coles. El comportamiento de las yemas axilares también varía en función de la aptitud del cultivar para ser almacenado y del efecto que ejercen las condiciones ambientales sobre esta característica.

Las enfermedades parasitarias más comunes que afectan a los repollos son las causadas por Botrytis cinerea, Alternaria, Mycosphaerella brassicicola, Sclerotinia sclerotiorum, Rhizoctonia solani, Phytophtora porri, Fusarium, Pseudomonas sp. y Erwinia sp. Así, Botrytis cinerea produce la podredumbre gris siendo uno de los principales patógenos en la posrecolección de las coles. Varias especies de Alternaria afectan a las coles que ya tienen algún tipo de problema o debilitamiento, produciendo síntomas similares. Los tejidos afectados presentan manchas marrones oscuras con textura correosa. Mycosphaerella brassicicola produce manchas anulares que aparecen como lesiones pardo grisáceo oscuro o negro donde el tejido se vuelve seco. Sclerotinia sclerotiorum es otro patógeno importante de la posrecolección que genera una podredumbre blanda y acuosa originada en infecciones en el campo, así como el típico micelio blanco. Otros hongos que pueden causar problemas son Rhizoctonia solani, Phytophora porri, y Fusarium roseum. La bacteria Xanthomonas campestris origina la podredumbre negra. Erwinia carotovora y Pseudomonas marginalis producen una podredumbre blanda que en el caso de la última es húmeda y viscosa con un olor agrio desagradable.

En cuanto a las alteraciones fisiológicas más destacadas se hallan "Tip burn" o "Scorch" que ocasiona podredumbres durante el almacenamiento.
Interempresas Media, S.L. / 2018 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]