www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Mandarina, Citrus reticulata / Rutaceae
Manejo del ambiente de posrecolección
Mandarina
Las mandarinas presentan una sensibilidad muy elevada a las bajas temperaturas desarrollando manchas en la piel y reduciendo su calidad comercial. Por ello cada variedad posee unas características de enfriamiento propias y se aplicarán temperaturas del orden de 5ºC y 90% de humedad relativa en el caso genérico de no conocer las condiciones de conservación adecuadas.

La principal causa de deterioro fisiológico en los cítricos es el estrés de agua que se produce al separar el fruto del árbol. En el caso de las mandarinas se agrava más porque presentan una superficie muy alta en relación con el volumen y una corteza más fina que facilita la deshidratación. La transpiración que se produce en el fruto causa en la corteza desecación, arrugamiento, ablandamiento y acelera el envejecimiento del fruto. Al mismo tiempo que el fruto se ablanda, se reduce la acidez, el contenido en vitamina C y las características organolépticas de sabor y comestibilidad.

La aplicación de bajas temperaturas a las mandarinas almacenadas sirve para alargar la vida útil, para reducir la transpiración y evitar la proliferación de hongos. Se podría pensar que cuanto más baja fuera la temperatura, más tiempo durarían los frutos sin pérdida de calidad. Sin embargo hay dos limitaciones a la hora de aplicar bajas temperaturas. La primera es que no se puede sobrepasar la temperatura de congelación de las mandarinas que ronda en torno a los 0-1,5ºC. La segunda es que las mandarinas son muy sensibles a las bajas temperaturas desarrollando manchas en la piel y distintas alteraciones que hacen perder calidad comercial.

A cada tipo de variedad se le suele aplicar unas condiciones de enfriamiento que consisten en temperaturas tanto más altas cuanto el fruto presenta mayor sensibilidad a los daños por frío. Por otro lado la humedad relativa debe ser cercana al 90%. Así, las condiciones óptimas de almacenamiento para algunas variedades son las siguientes:


CULTIVAR::TEMPERATURA (ºC)::Tiempo aproximado de conservación (semanas)
Clementina::4 – 5::6 - 10
Ellendale::5 – 6::8 - 10
Fortune::9 – 10::4 - 6
Nova::9 – 10::2 - 4
Ortanique::5 – 6::10 - 12
Satsuma::1 – 2::4 - 6

Fuente: II Congreso de Citricultura de la Plana (23,24,25 de marzo de 1995)

Cuando no se conocen las características de una variedad, se aplican unas condiciones generales de almacenaje de 5ºC y 90% de humedad relativa.
Distribución
Durante el transporte las mandarinas deben de estar protegidas contra los agentes atmosféricos. En el caso de que el transporte se realice por carretera, los camiones deben mantener la caja del camión a la temperatura y humedad adecuadas a la fruta que transportan, prestando especial interés en mantener una correcta circulación de la corriente de refrigerante.

Puesto que todos los cítricos, incluyendo la mandarina, son perecederos se han de mantener unas condiciones adecuadas durante el transporte para que los frutos lleguen al punto de consumo en perfectas condiciones. Las mandarinas deben de protegerse de la lluvia, insolación , viento, etc.

Los camiones de transporte mantendrán la temperatura de la caja alrededor de los 0ºC y una humedad relativa en torno al 85-95%. La carga nunca debe apoyarse en las paredes, ni techo y debe existir un espacio adecuado entre los envases para una correcta circulación de la corriente refrigerante. Si se utilizan envases de diferentes tamaños o la carga no es completa, los huecos deberán ser ocupados por envases vacíos.

Los camiones dispondrán de registros de temperatura y humedad para verificar que las condiciones de transporte han sido las adecuadas.

Según la distancia, las condiciones del fruto, la situación del mercado, etc., se elegirá el medio de transporte más adecuado. A los países de la Unión Europea se hace por carretera, a los países del este de Europa por ferrocarril y a países como Japón, Estados Unidos o Canadá se realiza a través de barco.

El transporte por carretera es el más utilizado por su rapidez, comodidad de descarga y coste más reducido.
Problemas de postrecolección
Las mandarinas son muy sensibles al frío y en numerosas ocasiones aparecen manchas oscuras en la piel. Además pueden aparecer como en la mayoría de cítricos las podredumbres provocadas por diferentes hongos.

Las mandarinas son muy sensibles a las bajas temperaturas y propensas a las lesiones por frío. Estas pueden ser el ‘picado’ o ‘pitting’ que es la más común y que se caracteriza por depresiones en la piel de forma circular con una cierta decoloración que con el tiempo se oscurecen. Si el fruto está sobremadurado pueden aparecer manchas oscuras en la piel de forma irregular que se van extendiendo por la superficie del fruto. Esta alteración también es debido al frío y se llama escaldado.

Si el fruto es sometido a una elevada humedad durante el almacenamiento aparece el llamado ‘oil-darkening’ o ennegrecimiento de las glándulas oleíferas que contienen los aceites esenciales y que al extenderse por la corteza puede confundirse con el escaldado.

Otro tipo de alteración por frío menos común es el llamado ‘watery break-down’ la cual se caracteriza por un aspecto esponjoso y blando en los frutos como si hubieran estado congelados.

Todos estos daños por frío aparecen con más frecuencia cuanto mayor es el tiempo de permanencia en las cámaras y más baja es la temperatura de almacenaje. Los síntomas pueden ser visibles en las cámaras y se manifiestan totalmente cuando los frutos pasan a temperaturas ambientes.

Otro tipo de alteraciones que pueden sufrir las mandarinas son los hongos que provocan podredumbres en todos los cítricos. Así podemos encontrar:
- Podredumbre verde provocada por Penicillium digitatum caracterizada por un esporas verdes.
- Podredumbre azul, causada por Penicillium italicum caracterizada por un esporas de color azul algodonoso.
Interempresas Media, S.L. / 2018 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]