www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Naranja, Citrus sinensis / Rutaceae
Manejo del ambiente de posrecolección
Las naranjas que son recolectadas con un buen índice de maduración interna pero con maduración externa escasa, es decir, mantienen el color verde, son sometidas a un proceso de desverdización con etileno.

La conservación en cámaras frigoríficas en condiciones adecuadas, ayuda a mantener las características organolépticas del fruto en perfectas condiciones.

Tras la recolección las naranjas se trasladan a naves hortofrutícolas donde son sometidas a varios procesos. Con la ayuda de cintas transportadoras las naranjas se pasan a través de cámaras ultravioletas donde se detectan de forma precoz las áreas podridas. Posteriormente se procede al lavado en grandes balsas con la utilización de cortinas de espuma y lavado posterior con agua. Tras un presecado, las naranjas se encerarán (siempre tras la desverdización) y abrillantarán pasando a los túneles de aire caliente donde se realizará el secado final. A continuación se realiza la clasificación comercial del fruto por diámetro y color con calibradoras mecánicas.

Como se ha explicado en puntos anteriores, la maduración interna y externa del fruto se rige por procesos diferentes, por ello en algunas variedades de naranjas el índice de maduración óptimo para su comercialización se alcanza antes del cambio de color. En estos casos con la intención de anticipar la venta, se provocará la coloración del fruto tratándolo con etileno en cámaras especiales. A este proceso se le llama desverdización, en donde la presencia de etileno degrada la clorofila de la corteza y favorece la formación de carotenoides que son los responsables del color anaranjado.

Con concentraciones tan bajas de 1 ppm (partes por millón) de etileno se produce un efecto apreciable en la desverdización, ahora bien, no se recomienda superar las 10 ppm ya que favorece el ablandamiento del fruto.

Para un correcto proceso de desverdización, la temperatura de las cámaras debe rondar los 18-24ºC y al mismo tiempo facilitar la circulación uniforme del aire en la cámara para evitar las acumulaciones de CO2 que producen la aparición de malos sabores en el fruto. Por otro lado la humedad relativa de las cámaras será lo más alta posible, para evitar la aparición de alteraciones fisiológicas.

Uno de los problemas más importantes y claves para la conservación de las naranjas es, su pérdida de agua tras la recolección. Las bajas temperaturas y la humedad relativa alta en torno al 95% reducen la transpiración, retardan la senescencia y reducen el desarrollo de patógenos, por tanto, ayudan a prolongar la vida útil del fruto.

Las bajas temperaturas en las cámaras de conservación tienen dos limitaciones: la temperatura nunca debe alcanzar la temperatura de congelación que se encuentra entre 1,5 y 2ºC y la sensibilidad a las bajas temperaturas de algunas alteraciones fisiológicas. La temperatura óptima ronda los 3-8ºC.

Con la intención de reducir la sensibilidad de los frutos al frío se han desarrollado varias técnicas que en definitiva se basan en la modificación de la atmósfera durante la conservación. Una de estas técnicas es el uso de atmósferas controladas, consistente en reducir la concentración de O2 al 2% y un aumento del CO2 al 10% en la atmósfera que rodea al fruto. Sin embargo dado el alto coste económico, este sistema no es muy utilizado en la práctica.
Distribución
Durante el transporte las naranjas deben de estar protegidas contra los agentes atmosféricos.

Durante el transporte de los frutos al punto de consumo, las naranjas deben de protegerse de la lluvia, insolación , viento, etc.

Los camiones de transporte mantendrán la temperatura de la caja alrededor de los 0ºC y una humedad relativa en torno al 85-95%. La carga nunca debe apoyarse en las paredes, ni techo y debe existir un espacio adecuado entre los envases para una correcta circulación de la corriente refrigerante.
Problemas de postrecolección
Existen numerosas alteraciones que pueden afectar al fruto y diversas enfermedades, plagas o virosis que atacan al árbol. Entre las alteraciones sobre el fruto podemos destacar abultamientos, grietas, manchas marrones.

Alteraciones del fruto:

- Abultamientos o ‘Creasing’
Presencia de grietas o ausencia de corteza en ciertas zonas debido a un fallo enzimático durante la formación del fruto.

- Agrietado del fruto o ‘Splitting’
Presencia de grietas por el crecimiento a diferente velocidad de la corteza y la pulpa. Si la pulpa aumenta su tamaño muy deprisa, y la corteza no puede seguir el ritmo, se producirá una rotura de ésta ya que las dimensiones del fruto son muy grandes.

- Colapso de la corteza
Alteración muy frecuente en la variedad Navelate. Consiste en la aparición de depresiones sobre la superficie que evolucionan dando manchas marrones. Se producen cuando el fruto es sometido a variaciones de humedad relativa muy fuertes.

Plagas

- La mosca del mediterráneo
Es una de las plagas más importantes, también llamada Ceratitis capitata. Es un díptero que deposita los huevos en el interior del fruto. Las larvas se irán alimentando de la pulpa descomponiendo la naranja hasta que caen del árbol.

Enfermedades

- Phytophthora
Es un hongo que ataca al cuello de la planta y produce exudaciones de goma. Si ataca a los vasos circulatorios del árbol, pueden llegar a bloquear la absorción de las raíces produciendo el debilitamiento que lleva al árbol a morir. Los síntomas en el fruto suele ser un marcado olor alcohólico.

- Hongos poscosecha
Existen multitud de hongos posrecolección como el de tipo Penicillium que provoca un moho algodonoso azulado. Su mejor control se realiza en los almacenes aplicando diversos fungicidas.
Interempresas Media, S.L. / 2018 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]