www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Uva, Vitis vinifera / Vitaceae
Manejo del ambiente de posrecolección
Las uvas de mesa deben almacenarse a –1-0ºC con humedades entre el 90 y el 95%.

Las uvas deben almacenarse a temperaturas entre –1 y 0ºC. La humedad recomendada es del 90-95%. Debe haber una adecuada circulación de aire en la cámara. Las uvas no son sensibles al etileno, aunque una concentración superior a 10ppm puede provocar la separación de los granos del pedúnculo.

No se recomienda el uso de atmósferas modificadas ya que aporta pocos beneficios.
Problemas de postrecolección
Entre los distintos problemas que pueden sufrir las uvas durante su almacenamiento están alteraciones fisiológicas como la aparición de granos acuosos o la caída de bayas del pedúnculo. La enfermedad más importante durante la conservación es la provocada por el hongo Botrytis cinerea.

Las uvas de mesa pueden sufrir diversos problemas durante su almacenamiento. Entre las alteraciones fisiológicas que pueden padecer están las siguientes:

Caída de granos del pedúnculo: este problema se agrava cuanto más madura esta la fruta. Las variedades sin semillas suelen padecer menos esta alteración. Suele producirse durante la recolección y el manejo en campo, aunque también se produce después. Se puede reducir mediante un manejo adecuado y el mantenimiento de unas condiciones de humedad y temperatura correctas.

Granos acuosos: El primer síntoma de esta alteración es la aparición de pequeñas manchas oscuras en los pedúnculos de los granos. Estas manchas se van extendiendo afectando cada vez más áreas. Finalmente los granos afectados se ablandan y se vuelven acuosos. Durante la recolección y envasado se pueden eliminar estos granos, aunque es una labor muy costosa.

Entre las enfermedades que pueden afectar a la uva durante su almacenamiento, el moho gris es la más importante. Está provocada por el hongo Botrytis cinerea, que puede desarrollarse a temperaturas muy bajas de hasta incluso –0,5ºC y que crece pasando de unos granos a otros. Al principio se vuelven marrones y posteriormente se recubren de una pelusilla de color gris. La infección por Botrytis puede reducirse eliminando los racimos afectados y enfriando lo antes posible los racimos. Otro sistema es la pulverización con dióxido de azufre.
Interempresas Media, S.L. / 2017 [ Aviso legal | Política de cookies | Publicidad]