www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Apio, Apium graveolens / Umbelliferae
Manejo del ambiente de posrecolección
Apio
El apio debe someterse primero a una pre-refrigeración y después la temperatura óptima de conservación es de 0ªC y la humedad relativa del 90-95%.

El apio se puede conservar desde varias semanas hasta, incluso, dos o tres meses a temperaturas de 0-1ºC y humedades relativas entre 90 y 95%. La temperatura óptima es de 0ºC y la humedad relativa óptima es de 98-100%. Para ralentizar los procesos metabólicos del apio y así alargar su vida poscosecha, se someten al proceso de pre-refrigeración. Ésta puede realizarse de diversas maneras, por aire frío, por agua fría (‘hidrocooling’) o por vacío (‘vacuum’), siendo la más idónea ésta última, debido a su rapidez y a que puede aplicarse a los apios ya dispuestos en cajas; el ciclo necesario para bajar la temperatura de 21ºC a 8ºC, puede durar unos 13 minutos. Los apios han de humedecerse antes de embolsarlos para evitar que se desequen excesivamente con la pre-refrigeración. Si se quiere mantener una buena calidad no se recomienda el almacenamiento a temperaturas superiores a 5ºC durante más de dos semanas.

El transporte puede realizarse en camiones frigoríficos o no, pero asegurando una buena ventilación, dependiendo de la época y de la distancia al mercado.

En cuanto a los efectos del etileno, se sabe que a bajas temperaturas el apio no es muy sensible a niveles reducidos del mismo en el ambiente. Sin embargo, si la concentración de etileno es de 10ppm o más, a temperaturas superiores a 5ºC, puede producirse una pérdida del color verde.

Modificando los niveles de los componentes de la atmósfera puede alargarse el tiempo de conservación del color verde y controlarse la aparición de podredumbres. La atmósfera controlada para el almacenamiento conjunto de apio y lechuga o su transporte de larga distancia tiene alguna aplicación comercial. Los elevados niveles de CO2 retrasan el amarilleamiento y podredumbre de las hojas del apio, pero no se recomienda en cargas mixtas con lechuga, ya que ésta no tolera las atmósferas enriquecidas con CO2. También se sabe que se producen retrasos de la senescencia y podredumbres con 2-4% de O2 y 3-5% CO2.
Problemas de postrecolección
Los problemas de posrecolección del apio que puede producirse son el marchitamiento, amarilleamiento, diversas podredumbres causadas por hongos y algunas alteraciones fisiológicas.

Durante la posrecolección se pueden producir algunos cambios en el apio que son debidos a alteraciones fisiológicas y otros producidos por enfermedades.

Los principales problemas posrecolección son los siguientes:

Marchitamiento
Se produce porque el apio pierde agua; las hojas se secan, perdiendo turgencia, cambiando su textura y también perdiendo peso. Se recomienda someter al apio a condiciones de humedad relativa alta para retardar este proceso de marchitamiento.

Amarilleamiento
Causado por la degradación de la clorofila. Es un proceso que se asocia a la senescencia.

Las principales enfermedades que les afectan son:

Podredumbre gris
Causada por el hongo Botrytis cinerea que crece sobre todo en los peciolos. El aspecto de los tejidos afectados es primero acuoso y ligeramente consistentes, después se vuelven de color grisáceo y se ablandan. Si además, la humedad relativa es excesivamente alta, se recubren de micelio gris que puede propagarse a las piezas adyacentes formando nidos.

Las atmósferas bajas en oxígeno (1,5%) con un 7,5% de CO inhiben el crecimiento micelial y la esporulación del hongo; también se obtienen estos efectos, aunque en menor cuantía, si el CO es sustituído por un 4% de CO2

Podredumbre acuosa
Causada por varios hongos pertenecientes al género Sclerotinia. El ataque de estos hongos se produce durante el cultivo, especialmente en épocas lluviosas; las plantas afectadas no se recolectan normalmente pero algunas se encuentran en las etapas iniciales y no se detecta la infección por lo que durante la posrecolección avanza y se producen unas manchas acuosas blandas de color gris claro y bordes rosados. El cuello y la base de las hojas se recubren de micelio blanco rosáceo sobre el cual se desarrollan los esclerocios, de color negro.

Podredumbre blanda
Causada por la bacteria Erwinia carotovora. Los tejidos primero tienen un aspecto acuoso y después pasan a tomar un color pardo y olor desagradable. Si la humedad relativa ambiente desciende la bacteria detiene su avance, apareciendo la zona afectada seca y hundida. En tal caso la enfermedad recibe el nombre de ‘crat rot’.

Cercospora apii
Los síntomas se inician con manchas foliares de forma circular y de color amarillo que luego pasan a tonalidades pardas. Estas manchas se extienden rápidamente, pudiendo llegar a cubrir hojas enteras y peciolos. Después, las manchas se vuelven de color gris, hasta dar lugar a necrosis foliares.

Mycocentrospora acerina
El hongo produce lesiones negras casi siempre cerca de la base del peciolo de las hojas más externas. Puede atacar durante el cultivo, produciendo manchas similares a las de Cercospora y también durante la posrecolección.

Alteraciones fisiológicas:

Peciolos huecos
Debido a la susceptibilidad de algunas variedades, a las heladas, a la sequía o por sobremaduración en el campo, se produce la alteración que empieza por los peciolos de las hojas más externas. Si se almacenan los apios afectados durante mucho tiempo, los azúcares se translocan hacia los peciolos interiores y ocasiona la muerte de las células, algodonamiento y ahuecamiento.

Peciolo negro
También se conoce como ‘black-stem’. Frecuentemente se observa que los apios afectados presentan unas líneas negras longitudinales sobre los peciolos y si se corta, se pueden ver los vasos ennegrecidos. A veces, las manchas negras se extienden por toda la superficie de los peciolos. Afecta sobre todo a las hojas interiores. Otra alteración cuyos síntomas son similares es la conocida como ‘Pencil stripe’ o ‘Rayas de lápiz’, aunque esta se presenta ya en campo y el color negro parece avanzar a partir de los nudos.

Las atmósferas con 3% de O2 y 2% de CO2 impiden prácticamente la aparición de esta alteración del apio.

Corazón negro
También llamado ‘blackheart’. Se observa un color pardo o negro oscuro en las hojas internas. Se produce por una mala translocación del calcio y puede ser debido a una elevada salinidad del suelo, disponibilidad excesiva de nitrógeno y potasio, falta de insolación, suelo con pobre contenido en calcio y desequilibrio hídrico.
Interempresas Media, S.L. / 2019 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]