www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Mango, Magnifera indica / Anacardiaceae
Manejo del ambiente de posrecolección
Mango
El preenfriamiento se utiliza para reducir la temperatura de los mangos, particularmente el tratamiento mediante hidrorrefrigeración, lo que facilita la conservación del mango a baja temperatura previo a su embarque. Tras el tratamiento por hidrorrefrigeración la temperatura de la fruta debe de haber alcanzado los 20ºC. También se puede utilizar aire forzado para reducir la temperatura de los frutos, pero éste es menos utilizado que la hidrorrefrigeración. En el caso de no disponer de aire forzado se necesitan más de 18 horas en los cuartos fríos o cajas de transporte refrigeradas.

Generalmente se recomiendan temperaturas de almacenamiento en frío para retrasar la maduración del orden de 7-9ºC para frutos maduros y entre 10 y 15ºC para frutos verdes. A esta temperatura se pueden conservar de 2 a 4 semanas. La humedad relativa debe mantenerse entre 90 y 95%. Pero las amas de casa no deben colocar los mangos en el frigorífico sino en un lugar fresco y bien ventilado.

Una atmósfera controlada, consiguiendo una maduración más acelerada (5-9 días) y uniforme de la fruta, se consigue con la exposición a 100 ppm de etileno de 12 a 24 horas a 20-22ºC y 90-95% de humedad relativa, dependiendo del cultivar y del estado de madurez. La concentración de dióxido de carbono en las cámaras de maduración debe mantenerse a concentraciones inferiores al 1%. La atmósfera controlada óptima es de 3-5% de oxígeno y 5-8% de dióxido de carbono.

Esta atmósfera controlada retrasa la maduración y reduce la respiración y la tasa de producción de etileno. La vida potencial poscosecha oscila entre 2 y 4 semanas a 13ºC en aire, y entre 3 y 6 semanas en atmósfera controlada, dependiendo del cultivar y del estado de madurez. En la práctica comercial no se usan atmósferas controladas, aunque se han observado en ensayos de laboratorio que tienen efectos positivos.
Distribución
Las mismas condiciones ambientales que resultan óptimas para la conservación, lo son para las etapas de transporte y distribución.

La temperatura de tránsito recomendada varía según las áreas de producción entre 10 y 13ºC del nivel bajo, el riesgo de daño a frío aumenta.

Largos almacenajes, especialmente a bajas temperaturas disminuyen el contenido de azúcar y ácido de las frutas. Los problemas de calidad son evidentes tras el transporte de la fruta por barco, cuando el tiempo transcurrido entre la recogida y el consumo alcanza los 35 días.
Problemas de postrecolección
Tras la recolección se pueden producir problemas por pudriciones de la base del fruto, daños por frío, daños ocasionados por mala maduración y enfermedades poscosecha.

Daños por frío
Las temperaturas inferiores a 10ºC producen daños por frío. Los síntomas más usuales son la aparición de áreas de color grisáceo claramente definidas y algo hundidas en la piel, oscurecimiento en la pulpa, maduración anormal, mayor sensibilidad a las infecciones, más rápido deterioro, pobre color y sabor, así como el desarrollo de manchas en la piel.

Daños ocasionados por una mala maduración
La temperatura idónea para la maduración se halla entre 18 y 24ºC. Para obtener un color atractivo se colocan 2-3 días a 22-24ºC. Por encima de 26ºC se producen daños en la calidad del fruto tanto a nivel interno (sabor fuerte) como externo (piel moteada) con la consecuencia de pérdida de peso por transpiración y mayor sensibilidad al desarrollo de enfermedades.

Enfermedades poscosecha
La principal enfermedad de poscosecha es la antracnosis, cuyo mejor tratamiento es la prevención en el campo. En casos severos puede ayudar a su control la inmersión de los frutos en agua caliente a 54,5-56ºC durante 5 minutos. La eficacia de este método se puede ver aumentada por el uso de varios fungicidas como el benomilo, thiabendazone, zineb, dietilditiocarbonato, y borax.

Las pudriciones de la base del fruto constituyen un grave problema de poscosecha. Esta enfermedad sólo ataca a los frutos maduros una vez cosechados y están causadas por varios hongos cuya incidencia depende de la zona de producción. Los más importantes son: Lasiodiploidia theobromae, Dothiorella dominicana, Dothiorella mangiferae, Phomopsis mangiferae, Pestalotiopsis mangiferae, Nattrassia mangiferae y Cytosphaera mangiferae.
Dependiendo del hongo se desarrollan diferentes síntomas a medida que el fruto madura. En todos los casos en la fase inicial se manifiesta un ennegrecimiento en la superficie alrededor de la base del pedicelo. La principal diferencia de las estas pudriciones con la antracnosis es que la infección por esta última no profundiza en la pulpa más allá de 10-20 mm.
Interempresas Media, S.L. / 2017 [ Aviso legal | Política de cookies | Publicidad]