www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Ajo, Alium sativum / Liliaceae (Alliaceae)
Beneficios para la salud
Aunque el ajo aporta algunas vitaminas y minerales, sus efectos beneficiosos se deben a las diversas sustancias azufradas que contiene, que actúan en el aparato digestivo, aparato respiratorio, circulación, etc. También previene contra la aparición de algunos cánceres.

Los ajos están formados fundamentalmente por agua e hidratos de carbono. Contienen algo de proteínas, y apenas aportan lípidos. En cuanto a las vitaminas, destacan por su contenido en vitamina C, B1 y B3. También contienen minerales como potasio, calcio, fósforo, hierro y magnesio.

Los componentes más interesantes del ajo son los que contienen azufre. El principal es la aliína, que da lugar a disulfuro de dialilo, componente principal del aceite esencial de ajo, aunque se han aislado más de 75 compuestos azufrados del ajo.

El ajo es beneficioso actuando a diferentes niveles. Por un lado estimula las mucosas gastrointestinales, aumentando la secreción glandular y bilis. También favorece la eliminación de bacterias nocivas del intestino. Al tener poder antiséptico y bactericida, su consumo es recomendable en casos de parasitosis intestinales y disenterías.

A nivel del aparato respiratorio, el ajo aumenta las secreciones bronquiales, es expectorante y desinfectante, contribuyendo al tratamiento de las congestiones.

El ajo provoca la vasodilatación periférica de arteriolas y capilares, por lo que ayuda a rebajar la tensión, además de disminuir las pulsaciones. También contribuye a disminuir los niveles del llamado ‘colesterol malo, por todo lo que está indicado en casos de hipertensión arterial, taquicardia, arteriosclrosis e hiperlipidemias.

En los últimos años se ha comprobado que algunos componentes del ajo ejercen una acción preventiva contra el desarrollo de algunos cánceres. También es beneficioso para las articulaciones y el reuma.

No obstante, no hay que olvidar las contraindicaciones de esta hortaliza. Puede resultar flatulento en caso de escasez de jugos gástricos y puede producir ardores de boca, estómago y esófago, así como migrañas y dermatitis por contacto.
Tradición popular
Al ajo se le han atribuido propiedades medicinales desde la época de los egipcios. Existen multitud de recetas tradicionales para combatir la depresión, la hipertensión o incluso las verrugas.

El ajo se ha considerado desde muy antiguo un alimento con propiedades medicinales. Ya en Egipto, hacia el siglo XV a.C., en uno de los primeros tratados de medicina que se conocen se citan 22 recetas con ajo. Entre algunas de sus propiedades están que es depurativo, tonificante y revitalizador del organismo. También es antirreumático, antigotoso y anticanceroso.

Entre algunas de las recetas tradicionales de las que el ajo forma parte se encuentra un macerado de ajos vinagre contra la depresión y un macerado de ajo y cebolla contra la hipertensión. Un emplasto de hiedra y ajos sirve para eliminar los callos y clavos de los pies, e incluso el agua de miel con ajo se usa para combatir la impotencia sexual.

También se puede encontrar una tintura a base de ajos para rebajar la tensión, una decocción que estimula la circulación, un zumo antiséptico de uso externo. Un bálsamo de ajos combate las lombrices y trastornos digestivos. Como éstas hay multitud de recetas con ajo que se pueden aplicar a diversas dolencias y patologías, así se pueden combatir las verrugas, los tapones de los oídos o las mordeduras venenosas.
Interempresas Media, S.L. / 2019 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]