www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Chirivía, Pastinaca sativa / Umbelliferae (Apiaceae)
Manejo del ambiente de posrecolección
La chirivía se adapta a periodos de conservación prolongados, siendo ésta una práctica habitual en climas rigurosos.

Los requerimientos de las chirivías se asemejan bastante a los de las zanahorias, debiendo almacenarse sólo piezas sanas.

Una vez en el hogar admiten perfectamente la refrigeración e incluso la congelación, siempre que éstas se lleven a cabo en condiciones adecuadas. En el cajón del frigorífico y dentro de una bolsa de plástico perforada, sus propiedades se pueden mantener durante casi un mes. Si se quiere aumentar su vida útil, también se pueden congelar, tras un previo blanqueo, tanto entera como troceada.

Se suelen realizar tratamientos antigerminantes cuando las chirivías van a ser almacenadas, como tratamiento pre-recolección con hidracida maléica.

La chirivía se adapta a periodos de conservación prolongados, siendo esta una práctica habitual en climas rigurosos. La humedad relativa debe mantenerse elevada, al menos 90-95%, para evitar la desecación.

Los almacenamientos más prolongados se obtienen con temperaturas entre 0 y 1ºC y humedad relativa del 98-100%. El almacenamiento durante dos semanas a estas temperaturas induce un dulzor y calidad similar a la que adquieren las piezas sujetas durante 2 meses a heladas en el campo. A estas temperaturas y humedades relativas el almacenamiento pude durar 9 meses, al cabo de los cuales la pérdida de peso debida a la desecación es del 1,8% y la debida a podredumbres del 2%.
Distribución
Las mismas condiciones ambientales recomendadas para la conservación favorecen el mantenimiento de la calidad durante el transporte y distribución de las chirivías.
Problemas de postrecolección
Al igual que en otras hortalizas de raíz, la actividad respiratoria es relativamente baja. El calor respiratorio disminuye con el tiempo de conservación, comportamiento éste diferente al de otras especies que tiende a aumentar. Los principales cambios que afectan a las chirivías durante la posrecolección son: la pérdida de agua, brotación, enfermedades, pardeamiento y sabor.

Pérdida de agua.
La intensidad de la pérdida de agua depende de la temperatura y de la humedad del almacenamiento. La pérdida de agua es tanto más marcada cuanto mayor es el aumento de temperaturas. El encerado no es una práctica que resulte efectiva para reducir la pérdida de agua.

Brotación
Las chirivías comienzan a brotar durante el almacenamiento. En aquellos países donde su conservación es habitual se utiliza la aplicación de hidracida maleica a fin de inhibir este fenómeno.

Enfermedades
Entre ellas las más importantes son: Podredumbre blanda bacteriana, (causada por Erwinia carotovora), Podredumbre blanda acuosa (Sclerotinia) y Moho gris (Botrytis). Los efectos que produce cada una de ellas es justamente lo que el nombre de la variedad indica.

Pardeamiento.
El color normal de las chirivías (blanco papel) se va transformando a un color pardo amarillento opaco durante el almacenamiento. Suelen aparecer áreas de color pardo oscuro en la superficie que suelen corresponder a magulladuras durante la recolección.

Con humedades relativas cercanas a saturación (98-100%) el color se altera menos que con niveles inferiores de 90-95%.

Etileno
Se considera que el sabor de las chirivías se mejora conforme transcurre un tiempo de almacenamiento, o después de haber estado sometidas en el campo a heladas.

Sin embargo, el sabor puede evolucionar negativamente si el aire del ambiente contiene niveles de etileno superiores a los normales, provocando este gas la aparición de sabores amargos.
Interempresas Media, S.L. / 2019 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]