www.interempresas.net
  Frutas Hortalizas
es en ca
 
Ascalonia, Allium ascalonicum / Liliaceae (Alliaceae)
Manejo del ambiente de posrecolección
Los chalotes se pueden almacenar durante varios meses, según el método usado. Se pueden conservar simplemente en sitios ventilados o en almacenes con ventilación forzada. Si se quieren conservar más tiempo hay que usar cámaras refrigeradas. En cualquier caso conviene secarlos bien antes de almacenarlos.

Tras la recolección, los chalotes deben secarse para que soporten adecuadamente el almacenamiento. Esta operación puede realizarse en campo o por medios artificiales, empleando aire forzado a temperatura ambiente o calentado a 30-35ºC. Al final del proceso el contenido de humedad del producto debe reducirse en un 10%, lo que equivale a una pérdida de peso entre el 5 y el 10% respecto del de los chalotes recién recolectados.

Los chalotes se conservan tradicionalmente en manojos colgados en un sitio ventilado. Si se usan sistemas de ventilación forzada junto con el secado en almacén la conservación se alarga. Si se quieren almacenar más tiempo aún es necesaria refrigeración, manteniendo una temperatura entre 0 y 1ºC y una humedad relativa entre el 85 y el 90%.

Al igual que en el caso de la cebolla, los chalotes pueden ser ionizados con rayos gama a dosis entre 0,01 y 0,05kg, lo que inhibe la posible emisión de brotes. No obstante este método no es usado a nivel comercial.
Distribución
Los chalotes se transportan a temperaturas cercanas a los 0ºC, con humedades en torno al 70%. Durante la distribución se debe mantener una temperatura entre 5 y 20ºC, con una humedad y aireación medias.

Los chalotes deben transportarse a temperaturas cercanas a los 0ºC y una humedad relativa entre el 65 y el 75%. No deben transportarse en cargas mixtas, ya que confieren su olor a los restantes productos.

Durante el transporte debe mantenerse una aireación adecuada. Para ello se usan contenedores ventilados en los barcos. Cuando se transportan en platós se debe favorecer la distribución del aire a través de ellos.

La distribución se debe hacer a temperaturas entre 5 y 20ºC, con una humedad y una aireación medias.
Problemas de postrecolección
Durante el almacenamiento los chalotes pueden sufrir daños por enfermedades producidas por hongos y bacterias. Entre los hongos están Botrytis cinerea o Sclerotinia cepivorum y entre las bacterias hay algunas de los géneros Erwinia o Pseudomonas.

Los chalotes pueden verse afectados durante su conservación por diversas enfermedades. Las más importantes son la podredumbre gris, la podredumbre blanca y la podredumbre blanda.

La podredumbre gris está causada por el hongo Botrytis cinerea. Se caracteriza por la aparición en la zona afectada de una podredumbre húmeda, sobre la que se desarrolla una pelusilla de color gris, y por un olor característico. La podredumbre se extiende al interior de los tejidos, que se van desecando.

La podredumbre blanca la ocasiona otro hongo, Sclerotinia cepivorum. Las plantas afectadas presentan una pelusa blanca sobre la que aparecen unos cuerpos negros y duros de 1-2mm de diámetro.

Las podredumbres blandas tienen origen bacteriano. Pueden ser causadas por los géneros Erwinia o Pseudomonas. Se observan tejidos blandos con una podredumbre húmeda que desprende un olor fétido. Estos patógenos aprovechan las heridas que se producen durante la recolección o los casos en los que el secado ha sido insuficiente.
Interempresas Media, S.L. / 2019 [ Aviso legal | Política de Protección de Datos | Política de cookies | Publicidad]